Pasar al contenido principal
Museo Histórico Sarmiento

Exposición Nacional de Córdoba de 1871: el inicio de la agroindustria argentina.

.

En 1871, el 15 de octubre, se inauguró, durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento la “Exposición de los productos del suelo e industria Argentina”. Fue una iniciativa conjunta con el impulso del ferrocarril, de la Academia Nacional de Ciencias y del Observatorio Astronómico de Córdoba. El objetivo de esta exposición era destacar la importancia de la ciencia en el desarrollo de la técnica y de ambas en el surgimiento de la industria. Se expusieron productos de las distintas provincias: pieles, lanas, metales  preciosos, mármoles,  piedras de sillería, semimetales, etc. Domingo F. Sarmiento pronunció un discurso inaugural.

     “Agrupamos aquí por la primera vez los elementos que revelan nuestro modo de ser presente, y los que mediante el trabajo, prometen medios de subsistencia para millones de habitantes en lo futuro. ¡Lección instructiva para todos! Instructiva por las riquezas que el suelo encierra y aún no han recibido forma y valor por el trabajo: instructiva por los artefactos en que se ensaya nuestra tímida industria: instructiva en fin por su deficiencia misma” 

También afirmó que el objetivo de la Exposición era comenzar un proceso de regeneración social reparando errores, los cuales databan de mucho tiempo, y tenían su origen en España, pero sus consecuencias también afectaban a nuestra Nación. Un ejemplo es la falta de producción de papel en nuestro país, algo muy grave considerando el rol que cumplió en el proceso civilizatorio, teniendo que ingresarlo eximiéndolo de derechos fiscales. Tampoco había producción propia de vidrio, azúcar, ni terciopelos de seda. Sarmiento consideraba que estas deficiencias resultaban de la expulsión de judíos y moros de España, los cuales conformaban la parte más adelantada de la sociedad. Esto provocó la pérdida de la industria en España, recibiendo América una colonización sin artes industriales.

“El fanatismo es la ignorancia armada y asustadiza, pretendiendo detener el progreso, que es el soplo divino, el espíritu de Dios que marcha sobre las aguas”.

Domingo F. Sarmiento contrapone nuestra situación con el desarrollo económico logrado por América del Norte, en donde el impulso industrial llegó con sus colonos. 

Otra deficiencia que señaló fue la falta de sentimiento económico, que se traslucía desde nuestro orígenes coloniales. cuando se abarcaban tierras sin poblarlas por falta de industria y agricultura, situación que tampoco la Independencia pudo revertir, habiendo pueblos diseminados y sin comunicación hacia las costas. En cambio en América del Norte, las primeras colonias se ubicaron a orillas del mar, y luego la Independencia y el vapor permitieron una comunicación intensa al interior del territorio. Por eso D.F. Sarmiento hizo hincapié en los ferrocarriles, y en su discurso destacó que los productos de cada nación reflejaban el nivel de inteligencia que habían alcanzado. En ese sentido analizó la situación de nuestro país destacando el rol fundamental de la educación y la industria para poner fin a la ignorancia y al aislamiento que mantenían apartada de la producción, a una importante franja de la población.          

Imagen:

Exposición Nacional de Córdoba de 1871: el inicio de la agroindustria argentina, un legado histórico de Domingo Faustino Sarmiento, Nicolás Avellaneda, Dalmacio Vélez Sarsfield y Eduardo Olivera. Buenos Aires: Ferias 2017.